¿Quién inventó la electricidad?

Preguntarse quién inventó la electricidad, quizás no sea del todo correcto puesto que no se trata de un invento sino de un descubrimiento. ¿Profundizamos?

La energía eléctrica es algo que podemos encontrar en la naturaleza, por ejemplo en un rayo. Es por eso que es más adecuado preguntarnos quién la descubrió. Por otra parte, si hablamos de inventos, podemos indagar acerca de los inventores de las formas de generar y distribuir la electricidad.

El plural se debe a que no hay un solo inventor de todo. Lo más rico en la tecnología eléctrica es que se desarrolló progresivamente. En este proceso, intervinieron varias personas.

¿Quién inventó la electricidad?

William Gilbert (Gran Bretaña, 1544-1603)

Si bien la energía estática se conocía ya desde la antigüedad, recién en el siglo XVII se estudió científicamente. La reina Elizabeth I de Inglaterra, le encargó a Gilbert el estudio del funcionamiento de la brújula. Así fue como éste descubrió la relación entre el magnetismo y la atracción del ámbar sobre los objetos pequeños al frotarse. Así fue que usó la palabra griega “elektron” (ámbar) para denominar a la electricidad.

Benjamin Franklin (Estados Unidos, 1706-1790)

Los científicos sintieron gran curiosidad por la electricidad. Les resultaba una materia extraña, aunque sabían que se almacenaba y se transmitía a través de cables metálicos. En 1752, Benjamin Franklin llevó a cabo su experimento con el barrilete y la llave. Hasta ese momento, la electricidad no parecía tener existencia por fuera de los laboratorios. Pero a partir de la mencionada experiencia, se comprobó que la energía de los rayos era la misma que la que se almacenaba en botellas de Leyden, en los laboratorios. Más tarde, Franklin inventó el pararrayos.

Alessandro Volta (Italia, 1745-1827)

Corría el año 1799. Partiendo de un trozo de cartón embebido en solución salina, Volta inventó la primera batería. La importancia de este invento reside en que fue la primera fuente de electricidad independiente de la energía estática.

Gracias a la batería se pudo seguir avanzando en los estudios de la energía eléctrica. Lógicamente, el “voltio”, debe su nombre a este inventor.

Charles-Augustin de Coulomb (Francia, 1736-1806)

Si bien es un fenómeno que ya se venía estudiando, de Coulumb fue el primero en formular la ley que llevó su nombre. Dicha ley constituye la base de la electrostática. A grandes rasgos, versa sobre la atracción entre cargas, en función de magnitudes y distancias. Al igual que Volta, cuenta con una unidad de medida en su honor: el culombio.

André-Marie Ampère (Francia, 1775-1836)

También francés, fundó las bases de la electrodinámica. Pero tampoco alcanzó dicho logro solo. Partió de estudios anteriores del danés Hans Christian Ørsted.

Lo que hizo Ampère, fue estudiar la atracción y repulsión entre cables paralelos que conducen electricidad. La formulación física y matemática de este fenómeno, fue la ley de Ampère.

Este aporte a la ciencia, le valió de la designación de su nombre para la unidad de corriente eléctrica: amperio.

George Ohm (Alemania, 1789-1854)

Ohm utilizó las baterías de Volta para estudiar, además de algún que otro artefacto inventado por él mismo. Esto le permitió ver cómo la corriente varía según el voltaje y la resistencia del circuito.

Gracias a su descubrimiento, la unidad de resistencia eléctrica, se denomina ohmio.

Michael Faraday (Reino Unido, 1791-1867)

Si hay una historia asombrosa es la de este personaje. Faraday fue un científico autodidacta que jamás fue a la universidad. Trabajó de ayudante para el químico Humphry Davy, de quien aprendió al punto de superarlo. ¿Cómo? Dándole aplicación práctica a todos los conocimientos sobre electricidad que había hasta el momento. Inventó el motor eléctrico y sentó las bases para desarrollar la teoría completa del electromagnetismo.

Como recompensa, la unidad de capacidad eléctrica se denomina faradio.

James Clerk Maxwell (Escocia, 1831 – Inglaterra, 1879)

Maxwell fue quien desarrolló la teoría completa del electromagnetismo, que mencionamos al hablar de Faraday.

Entre 1861 y 1862, Maxwell publicó una serie de ecuaciones (finalmente reducidas a 4). Así, sistematizó todos los descubrimientos de sus colegas anteriores. A su vez, sus ecuaciones dieron origen a la física cuántica, campo que siguió ampliándose por los científicos sucesivos.

Lo más fascinante de la ciencia, en este caso abocada a la electricidad, es su carácter de creación colectiva. Gracias a los nombrados y a tantos otros, nuestros electricistas profesionales hoy pueden ejercer su oficio.

Deja tu valoración y comentario sobre estas ideas:

*