Plantas para delimitar jardines

Una manera natural y bonita de tener privacidad en tu patio son las plantas para delimitar jardines, también conocidas como paredes verdes.

 

Una opción nada despreciable para delimitar tu terreno son las plantas que se usan de cerco. Solamente requieren de un mantenimiento periódico y son sumamente estéticas. Además, dependiendo de la especie usada, pueden llegar a atraer pájaros y polinizadores varios como las mariposas. Veamos algunas.

 

 

Plantas para delimitar jardines

 

 

Abelia Grandinflora

 

Es un arbusto que puede llegar a los dos metros de altura. Sus hojas son de color verde oscuro o bien, verde amarillento y son semi perennes.

 

Crece muy rápido y tiene flores blancas pequeñas, con forma de campanita y un muy leve aroma.

 

 

Cotoneaster

 

Arbusto de follaje denso y perenne. Su principal característica y atractivo son sus frutitos rojos o naranja. También tiene flores en ramitos.

 

Aguanta un rango bastante amplio de temperaturas, pero demanda sol. Crece bien en suelos calizos y con buen drenaje, llegando a alcanzar hasta cinco metros de altura.

 

 

Eugenia (Syzygium paniculatum)

 

Este arbusto o árbol chico tiene follaje espeso y frutos rojos. Sus brotes tienen un característico tono bronce. En primavera, le crecen flores pequeñitas y blancas.

 

Se lleva muy bien con el sol, más que con la sombra, aunque la tolera. Respecto al suelo, debe tener buen drenaje. Sin embargo, necesita de abundante agua.

 

No resiste heladas fuertes, así que si no hay manera de protegerlo, entonces quizás no sea la mejor opción.

 

 

Evónimo o bonetero del Japón (Euonymus japonicus)

 

En este caso, hablamos de un arbusto. También tiene follaje espeso y además, perenne.

 

Sus hojas son bastante grandes para este tipo de planta: llegan a tener hasta 8 cm de largo. Florece en primavera, en ramitos de flores pequeñas y blancuzcas. También tiene frutos de color rojo, pero no es tan común vérselos. Esto se debe a que solo crecen cuando hay posibilidad de fecundación cruzada.

 

Este arbusto es de crecimiento lento, puede llegar a los 3 m de alto y casi 2 m de diámetro. Al sol o en una media sombra es donde mejor crece, pero puede que alguna subespecie también crezca completamente a la sombra.

 

Su rusticidad hace que crezca en cualquier tipo de suelo (salvo anegados). Resiste la sequía, las heladas y el calor.

 

Un detalle: se puede cultivar muy bien en macetas.

 

 

Plantas para delimitar jardines

 

 

Fotinia (Photinia x fraseri)

 

Es un arbusto bastante grande con buena densidad de follaje. Sus hojas son perennes, completamente rojas al brotar. 

 

En la época primaveral posee flores blancas que crecen en ramilletes de unos diez centímetros de diámetro. Son muy visitadas por las abejas.

 

Con relación al crecimiento, es rápido. Puede llegar a medir hasta 5 m de altura y 3 de diámetro. Va bien al sol o a la media sombra, pero requiere suelo rico, húmedo y permeable. Prefiere la temperatura templada. No tiene buena tolerancia al viento ni al frío intenso.

 

 

Laurentino (Viburnum tinus)

 

Otro arbusto de follaje abundante, color verde oscuro. A diferencia de los anteriormente nombrados, florece en invierno. Sus flores son de color blanco.

 

Crece medianamente lento, muy bien a media sombra. Tan es así que no aguanta el sol directo durante el verano. Necesita suelo rico y húmedo, aunque tiene cierta tolerancia a la sequía y a variedades de suelo.

 

A diferencia de la fotinia, el laurentino sí tolera bien el viento.

 

 

Ligustrina

 

Se trata de un arbusto que puede llegar a los cuatro metros de alto. Es bastante económico y quizás por eso muy utilizado.

 

Sin embargo, un punto en contra es que tiene hoja caduca, lo cual tal vez relativice su función de proteger la privacidad.

 

Tiene flores blancas que crecen en ramitos.

 

 

Cómo podar las plantas para delimitar jardines

 

Hay tres tipos de poda que deben darse a los arbustos.

 

 

Plantas para delimitar jardines. Primer plano de las manos de un jardinero, con guantes y una tijera de mano, cortando un ligustro.

 

 

Poda de formación. Consiste en ir cortando las yemas apicales durante los dos o tres primeros años de plantados. Esto hace que el cerco crezca menos hacia arriba y más hacia lo ancho, digamos, más tupido.

 

Poda de sanidad. Como bien su nombre lo indica, se realiza a los fines de quitar las partes enfermas o secas. No hay una periodicidad indicada, debe hacerse siempre que se necesite.

 

Poda de mantenimiento. Se practica cada cierto tiempo como para mantener la forma del arbusto. Si por algún motivo éste estuvo algo abandonado y creció por demás, se lo deberá podar en etapas progresivas y no de golpe.

 

 

¿Te dedicás a la jardinería? ¡Registrate en Easy Casa! Es sin cargo y te ayudará a conseguir más trabajo.

 

Si necesitás un jardinero o jardinera, conocé nuestro registro. También podés pedir presupuesto por un trabajo específico. Distintos profesionales cerca de tu zona te enviarán sus cotizaciones, quedando la elección en tus manos.

Deja tu valoración y comentario sobre estas ideas:

*