Los mejores materiales para la tapicería de muebles

Existen en el mercado muchísimos materiales que se utilizan para la tapicería de muebles. Antes de elegirlo debemos conocer las características de cada uno de ellos y trabajar con el indicado para cada parte a tapizar.

 

Hay muchos materiales que pueden utilizarse en la construcción de muebles y otros accesorios como fundas o almohadones. Es necesario saber identificarlos para obtener mejores resultados.

 

Podemos dividir los materiales de tapicería en tres grandes grupos:

 

  • Telas tejidas
  • Materiales no tejidos
  • Materiales mixtos

 

 

Telas tejidas

 

Las telas pueden ser de tejido plano o de punto. Las telas planas son quizás las más utilizadas en tapicería por su rigidez y peso que las hace más duraderas y resistentes al uso. Estos géneros se reconocen fácilmente porque tienen dos hilos uno horizontal (trama) y otro vertical (urdimbre) y al acercarnos puede verse la trama que se forma. Pueden conseguirse de distintos anchos desde 1.20 a 3 metros.

 

Los rollos de tela traen en sus bordes una costura o pegamento conocido como orillo que evita que se deshilache. Otra característica de los tejidos planos es que no se estiran ni en forma horizontal ni en forma vertical. Sólo se pueden estirar en forma oblicua, al bies, o si uno de sus hilos horizontal o vertical, es elástico. En este último caso se trata de un género mixto que estira de un solo lado de la tela. Es importante reconocer cuál es el lado para realizar un corte correcto.

 

Algunas de las telas más utilizadas en tapicería son: tusor, chenille, paño, pana, jackard, arpillera, gabardina y lienzo, entre otras.

 

 

Materiales no tejidos

 

Dentro de los materiales utilizados en tapicería que pueden ser no tejidos se encuentra el cuero de origen animal o sintético (conocido como ecocuero o cuerina), la gamuza o el hule.

 

A diferencia de los materiales plásticos, el cuero es un material que puede manipularse y darle forma utilizando calor y tiene mucha duración, por eso su valor es mayor. Las cuerinas son más económicas y duran menos. Se consiguen de distintas calidades, con felpa u otras telas en uno de sus lados para darle más rigidez.

 

 

Otros materiales para tapicería

 

 

 

Además de las telas para el tapizado, al momento de restaurar un mueble se utilizan materiales que sirven para dar forma y relleno a las estructuras. El vellón siliconado, la guata y la goma espuma son los más requeridos. La goma espuma viene de distintas densidades -a mayor densidad más cómodo y resistente- y eso impacta directamente en el precio. Los muebles de menor valor y calidad suelen estar rellenos de copos de goma espuma que es un material que surje del descarte y hace que su costo sea menor. Mixtos

 

Los materiales mixtos están conformados por una mezcla de materiales tejidos y no tejidos. Un excelente ejemplo es la cuerina la cual tiene de un lado un tejido plano y del otro un material sintético. Pueden encontrarse distintos tipos de cuerina, algunas vienen con una felpa del lado de atrás, este material es más económico porque es menos resistente. Le falta la característica del tejido plano para ser más resistente y duradero.

 

Lo principal para definir el material a utilizar en la tapicería es saber qué uso se le va a dar. Si el tapizado es para un mueble de mucho uso, conviene utilizar telas de lavado fácil y que no sean muy calurosas. También hay que tener en cuenta que las mascotas generan mucho residuos de pelos y los gatos rasgan con facilidad las cuerinas y el chenille. Más allá del trabajo terminado, estas recomendaciones son fundamentales para brindar a nuestros clientes o para tener en cuenta al momento del tapizado para prolongar la vida útil del tapizado.

 

 

Si querés renovar tus muebles y estás buscando un profesional podés pedir un presupuesto en Easy Casa. Para brindar servicios de tapicería en tu zona registrate en nuestra web y comenzá a ofrecer tu trabajo.

 

Deja tu valoración y comentario sobre estas ideas:

*