Cómo hacer una derivación eléctrica

Unir dos cables suele ser algo sencillo de hacer, pero tiene su método. Para que lo hagas correctamente, te enseñaremos cómo hacer una derivación eléctrica.

Una derivación eléctrica es la unión de dos o más cables, para que corra a través de ellos la corriente eléctrica. De la pericia con la que se realice, dependerá que sean seguros y que duren en el tiempo. Caso contrario, pueden recalentarse, oxidarse o corroerse y generar cortos circuitos.

Para resumirlo en pocas palabras, una derivación correctamente hecha, debe ser un contacto fijo entre dos o más cables. En caso de hacer “juego”, esto empezará haciendo chispazos y terminará con consecuencias más graves.

Cómo hacer una derivación eléctrica: pasos básicos

Paso 1

Cortar los cables a unir a través de una derivación.

Paso 2

Pelar los cables quitando el aislante plástico que los recubre.

Paso 3

Unir los cables a través de su parte metálica descubierta y luego envolverlos con cinta aisladora.

Sin embargo, en este último paso, los métodos pueden variar.

Cómo hacer una derivación eléctrica: tipos de unión

Cables gruesos

Alternativa 1:

Útil para derivar un cable grueso de otro.

Primero pelaremos el extremo del cable a derivar. ¿Cuánto pelaremos? Un largo de 20 veces su diámetro. Lo siguiente será pelar el cable principal. Esta vez, pelaremos un largo de 15 veces el diámetro del cable derivado.

Desharemos la trenza del cable derivado, enderezando los filamentos.

Volveremos al cable principal, lo giraremos en sentido contrario al trenzado para abrir los filamentos, haciendo un huequito en el centro, tratando de dejar la misma cantidad de filamentos de uno que de otro lado (aunque por ser número impar, siempre habrá un filamento extra de un lado).

En el huequito que hicimos, introduciremos el cable derivado. Enrollaremos la mitad de los filamentos del derivado en sentido opuesto al trenzado del principal. Y a la otra mitad, en la dirección opuesta.

Cuando hayamos terminado, ajustaremos con la ayuda de una pinza.

Alternativa 2:

Los primeros pasos son idénticos a la alternativa anterior, hasta el punto en que deshacemos la trenza del cable derivado inclusive.

A partir de aquí es donde el procedimiento cambia: en este caso dividiremos los filamentos del cable derivado en dos, de ser posible, iguales. Haremos pasar el cable principal en el centro de la bifurcación del cable derivado. Luego, enrollaremos en el cable principal la mitad de los filamentos del derivado hacia un lado y la otra mitad hacia el lado opuesto. El empalme quedaría en forma de “T”.

Cables finos:

Cable dúplex

Pelaremos el cable de manera escalonada, en un largo de 30 veces su diámetro. Lo mismo haremos con el cable principal, solo que en un largo de 15 veces el diámetro. Luego enrollaremos uno de los cables del derivado sobre uno de los cortes del conductor y el otro derivado en el otro corte, enrollándolo en sentido contrario.

Cables medianos:

Los pasos son exactamente los mismos que para los cables gruesos.

Cuidados a la hora de realizar una derivación

Como dijimos al comienzo de este artículo, una incorrecta unión de cables puede provocar un mal contacto y un fallo en la instalación eléctrica. Si la derivación queda floja, se puede generar un incendio. Por eso es importante:

A la hora de trabajar en la derivación, así como en cualquier otra tarea que involucre electricidad, lo primero que se hará será cortar la luz.

Al cortar los cables (paso básico 1), se lo debe hacer a diferentes alturas. Esto evitará que los cables entren en contacto, sea mientras se hace la derivación, sea que ya hecha se suelten o algo por el estilo.

Cómo hacer una derivación eléctrica. Foto de un electricista con sus herramientas profesionales, cortando un cable de una instalación eléctrica.

Una derivación debe ser tanto mecánica como eléctricamente segura.

Si los cables van a estar a la intemperie, se debe contemplar la tensión a la que estarán durante los días de lluvia y viento. En función de ello se deberá elegir el tipo de empalme.

Debe prestarse mucha atención a no dejar cables sueltos ni contactos mal hechos.

En toda circunstancia que nos exceda, procuraremos siempre recurrir a un electricista profesional matriculado.

Deja tu valoración y comentario sobre estas ideas:

*